Archivos Mensuales: enero 2011

Apuntar las antenas…

Hace unos días instalé, para unas pruebas, una antena yagi de VHF y UHF en un mástil con un rotor pequeño que tengo para las salidas al campo en los concursos de VUHF con la idea de hacer algunas pruebas de comunicaciones vía satélite de radioaficionado.

Ayer pude trabajar una estación de Salamanca a través del SO-50 y hoy he trabajado una estación de Segovia y otra de Baleares a través del AO-51.

Gpredict screenshot

Además, he seguido un pase al HO-68, un satélite chino, pero no he escuchado nada… no se si estará apagado o en mantenimiento o simplemente no llegaba con la fuerza suficiente en este pase.

Los contactos de radioaficionado a través de satélite son una actividad divertida pues exige el control de varios parámetros de forma simultanea:

  • La orientación de la antena. El satélite hace un pase alrededor de la Tierra y tienes que apuntar la antena hacia el satélite e ir ajustando la orientación (tanto en acimut como en elevación) según va avanzando el pase.
  • La frecuencia de recepción. Debido al efecto doppler producido por el desplazamiento del satélite la frecuencia en la que se recibe al satélite varía a lo largo del pase, primero se encuentra más alta de la frecuencia “real” y según el satélite se aleja, la frecuencia va bajando y tienes que estar ajustándola continuamente en el dial si no quieres perder la señal.
  • Polaridad de la antena… aunque lo recomendable es poder variar la polaridad de la antena para ajustarse a la que utiliza el satélite, mi antena actual es de polaridad horizontal. Una polaridad circular a derechas (RHCP) es generalmente lo más frecuente.

Así que, además de tener una mano en el rotor y otra en el díal de la emisora, debes manejar el micrófono para hablar y apuntar bien a mano o bien con un ordenador los datos del comunicado (generalmente indicativo del corresponsal y locator).

Los pases son cortos, de 2 a 10 minutos ¡pero son 10 minutos de actividad frenética!

Hoy me he dado cuenta de que no tengo la antena bien orientada… he visto que la antena está unos cuantos grados desorientada por lo que las señales que estaba recibiendo eran bastante malas y a duras penas podía escuchar a mis corresponsales.

Utilizar un satélite de radioaficionado es el siguiente paso, tras ver la Estación Espacial Internacional ISS, desde la puerta de mi casa.

Tendré que subir al tejado, brújula en mano, a reorientar la antena. 🙂

Nota: El programa de seguimiento de satélites que hay en la imagen es GPredict. Un programa de software libre que corre en Linux, Windows y MACOS.